sábado, 22 de mayo de 2010

Scientology allanada en Italia.

La policía Italiana allanó un centro de Scientology en Turín y descubrió escondidos archivos secretos sobre sus "enemigos", incluyendo entre ellos policías, jueces y periodistas.

La policía allanó una sede local de Scientology y descubrió archivos ocultos que no sólo contenían información sobre miembros de la secta sino sobre sus "enemigos", reportó el diario de Turín La Stampa el pasado jueves.

La policía actuó por una orden judicial emitida por magistrados que abrieron una investigación sobre esta "religión" que está sospechada de violar leyes acerca del manejo de la información personal.

De acuerdo a La Stampa, la policía allanó la sede de Villa Bersezio por unas nueve horas y en su sótano, detrás de una puerta cerrada, descubrió el archivo secreto de la secta, que contenía documentos sobre magistrados, policías, periodistas y familiares de ex-miembros. La Stampa dijo que los magistrados están ahora examinando esos documentos abundantes de información sensible sobre hábitos sexuales, salud e inclinaciones políticas de las víctimas de sus investigaciones.

En el año 2000 la Corte Suprema de Casación Italiana reconoció a Scientology como religión pero declaró que estaba organizada como un negocio, por lo que estaba sujeta a impuestos.

Los miembros son adoctrinados a pagar altas cantidades de dinero por orientación o "auditación" para avanzar a través de los varios "niveles" de la religión.


Scientology ha estado en el centro de la controversia por su naturaleza sectaria, que ha conducido a acusaciones de fraude, y en varios países no califica como religión.

Más allá de cobrar grandes cantidades a sus miembros, los Scientologos han generado críticas por su reacción agresiva hacia sus detractores y su oposición a la psiquiatría, que consideran destructiva y abusiva y dicen que debería ser declarada ilegal.


Scientology no cambia. Operación Blanca Nieves (Operation Snow White), Operation Freakout, y siguen los nombres. Infiltrando organizaciones como el FBI en los 70, tratando de implicar a periodistas críticos como Paulette Cooper en hechos criminales para desacreditarlos o sacarlos de su camino. Ahora, otra vez, vemos que el amor de Scientology por el espionaje los ha metido en grandes problemas.

Sigan así Scilons, muestren lo que verdaderamente son, ya que como ven, no pueden ocultarlo. No hay sótano capaz de ocultar la verdad, su espionaje, su acoso y extorsión. Sigan así, haciendo nuestro trabajo más fácil, gracias a los países serios que los investigan y condenan (como Francia que el año pasado los condenó por fraude).

Fuentes:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada