martes, 23 de octubre de 2012

Gerry Armstrong, ex archivista de L. Ron Hubbard, habla sobre Anonymous


Por Petete "Argie" Anon para Anonymous Argentina.

Esta entrevista es un extracto del documental “Wall of Fire” producido en Dublín, Irlanda. En ella Gerry Armstrong, Ex-Scientologist, habla de su relación con Anonymous desde el lanzamiento del Proyecto Chanology en 2008, y de como el anonimato permite a muchos impostores y gente con otros intereses hacer toda clase de actos criminales bajo el disfraz de Anonymous pero no teniendo nada que ver con el movimiento.

Gerry Armstrong era un miembro de la Organización del Mar (Sea Org, el cuerpo paramilitar de la “Iglesia de Scientology” -o “Cienciología”-, que no es más que un gran grupo de trabajo esclavo de la secta). Escaló rangos hasta llegar a convertirse en el archivista personal del fundador de Scientology, el escritor de ciencia ficción L. Ron Hubbard. En 1980 fue puesto a trabajar con el autor Omar Garrison, a quien Scientology le había encargado escribir una biografía oficial del líder, LRH.

Para este trabajo, entre otras cosas Gerry pidió los registros de guerra de Hubbard de la Marina y sus transcripciones de la George Washington University, donde Hubbard había estudiado la carrera de Ingeniero Civil. Entonces descubrió un tesoro escondido de verdadero material del pasado de Hubbard, y su alegría inicial se convirtió en preocupación por la evidencia documentada que revelaba que Hubbard y Scientology mentían sobre el verdadero pasado de LRH.

Entre otras cosas, lejos de ser el héroe de guerra que proclamaba, Hubbard había sido dado de baja de la Marina en Diciembre de 1945 por incompetente (luego de disparar contra submarinos Japoneses inexistentes y practicar disparando contra una isla de México arriesgando el comienzo de una guerra durante su breve estadía al mando de dos embarcaciones), y en la universidad además de tener generalmente muy bajas notas había reprobado Física y abandonado sus estudios, aunque dijera al mundo que era un Físico Nuclear.

Gerry Armstrong instó a distinta gente en Scientology a corregir los “errores” y contar la verdadera historia de L. Ron Hubbard, explicando que si el público descubría que la historia de Hubbard era una sarta de mentiras serían menos propensos a creer en sus enseñanzas de Scientology.

El resultado fue la expulsión de Gerry Armstrong de Scientology tras haber sido declarado “Persona Supresiva” por la secta, y décadas de acoso sistemático siguiendo la infame política de “Fair Game” (Juego Justo) de Scientology, con trampas, amenazas y atentados contra su vida, además de demandas legales, lo cual continúa hasta la actualidad.

Los documentos que Gerry envió a Omar Garrison se volvieron la principal preocupación de Scientology, que lo demandó por hacerlos públicos. El Juez Paul G. Breckenridge falló en favor de Gerry y su decisión es hasta la fecha una de las más cáusticas acusaciones contra Scientology.

Gerry llegó a un acuerdo con Scientology para no hablar sobre los abusos sufridos dentro de la secta, pero no se dio cuenta que al firmar el acuerdo Scientology continuaría difamándolo y atacándolo, llegando al punto de enviarle espías para tenderle trampas que los habilitaran para volver a demandarlo legalmente.

En 1984 David Kluge y Mike Rinder lo contactaron pidiéndole ayuda para reformar Scientology desde adentro. Gerry accedió a encontrarse con ellos sin saber que eran agentes de la “Oficina de Asuntos Especiales” de Scientology que grabarían el audio de sus conversaciones mientras el investigador privado de Scientology Eugene Ingram filmaba sus encuentros en el Griffith Park de los Angeles.

Scientology usó esos tapes secretamente grabados para tratar de arruinar la reputación de Gerry Armstrong. Entonces Gerry empezó a hablar públicamente sobre Scientology para aclarar las cosas, pero al hacerlo fue hallado culpable de romper su acuerdo con la secta. Scientology convenció a una corte de California para emitir una orden judicial permanente contra Gerry.

Con los años las demandas se sucederían, y condenas por cientos de miles de dólares así como 26 días de cárcel. Pero Armstrong, viviendo en Canadá, nunca se presentó a la Corte de los Estados Unidos y no fue encarcelado.

Mientras la secta “Iglesia de Scientology” (Cienciología) da como ciertas las mentiras grandilocuentes de Hubbard hasta el día de hoy, Gerry Armstrong continúa revelando la verdad y protestando contra esta organización criminal, con el apoyo mundial de Anonymous desde el nacimiento del Proyecto Chanology a comienzos de 2008.

Fuentes:








No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada